LA CRÍTICA ARQUITECTÓNICA Y LA IMAGEN DEL ARQUITECTO

Rafael Gómez-Moriana

Resumen


La imagen importa más que nunca. En la sociedad en la que vivimos, nos guste o no, la forma cuenta más que el contenido. En arquitectura, esto puede tener varias interpretaciones: que la forma de un edificio mismo importe más que su función, pero también que la ‘representación’ de una obra en medios de comunicación importe más que su fisicalidad; porque siempre será visto por un público mucho más amplio a través de fotografías en medios de comunicación que visitado o palpado ‘in situ’. El medio es el mensaje, como dijo Marshall McLuhan al principio de los 60. Hoy en día este hecho es aún más evidente. Dicho ésto, está claro que también importa la obra física en la arquitectura, sobre todo para los usuarios, y los que están pagando por ella. Pero todos sabemos que la arquitectura, especialmente en casos de obra pública, siempre tiene una ‘utilidad’ adicional al programa de uso, y esa utilidad es crear imagen para alguien. Vivimos en una sociedad cada vez más mediatizada, y cada vez más competitiva, lo que hace que se compita cada vez más en el campo de los medios y las imágenes. Guste o no, es así.


Palabras clave


Crítica; imagen; fotografía



DOI: http://dx.doi.org/10.5821/palimpsesto.13.4638