Palimpsesto 21. Nuevas razones

Información elaborada y recibida en primavera


De cómo distintos mecanismos de proyecto son capaces de construir el paisaje.

Joan Casals Pañella

Resumen


Nuestra profesión sostiene un acuerdo con la ley de la gravedad, que ni los posibles desafíos estructurales que permiten hoy los avances de la ingeniería, consiguen salvar la dependencia del proyecto respecto del suelo [1]. Cabe  asumir esta condición de la arquitectura, y cuando esto ocurre, tanto empieza un ejercicio proyectual, en el que por un lado, es posible observar multitud de variables que emanan de los abundantes aspectos socio-físicos que definen cada lugar concreto y de cómo éstos son interpretados por la experiencia vivida por cada arquitecto [2]. Como, por otro lado, también es posible detectar ciertas constantes, que a menudo se repiten, como son  las que permiten hablar de cómo algunos mecanismos proyectuales se dirigen a fundar la cota cero de la arquitectura tomando más o menos distancia respecto de una línea de horizonte que al observarla emana realmente complejidad.  Sverre Fehn, a propósito de estas cuestiones, tomó por ejemplo consciencia de su grueso, de sus capas y de la relación que existe entre sus extremos, y de hecho, en su famoso dibujo del pez y el pájaro, definió este horizonte como un estado límite [3]. Steven Holl, años más tarde, explicaría además qué posibles relaciones posicionales podía tomar la arquitectura cuando dialoga con este soporte limítrofe [4]. Aceptando ahora este posible diálogo alrededor de las fronteras de nuestros ineludibles cimientos, este artículo, propone tomar aquí algunos ejemplos, para demostrar además, cómo algunas de estas estrategias contempladas por Holl bajo la idea de Fehn, pueden además esconder un interés por construir el paisaje  [5]. Algo que fácilmente puede percatarse en la Casa Ugalde y La Ricarda por un lado, y el Parc Cementiri de Igualada y el Parc de Pedra Tosca por otro lado.  Proyectos que alrededor de la cota cero nos proponen aprovechar estratos existentes, construir podios elevados o incluso generar nuevas topografías elevadas a través de excepcionales grados de ficción [6], que definen el carácter individual de cada intervención, en su interés por construir el paisaje; en su interés por relacionar la arquitectura con el paisaje y el paisaje con la arquitectura.


Palabras clave


cota cero, mecanismos proyecto, arquitectura, paisaje



DOI: http://dx.doi.org/10.5821/palimpsesto.21.9221