Comportamiento termico de edificios de departamentos en Santiago de Chile: segmentación de nichos en el mercado inmobiliario privado a partir de las exigencias de la reglamentación térmica nacional

Autores/as

  • Felipe Encinas Pino
  • André De Herde
  • Carlos Ramiro Marmolejo Duarte
  • Carlos Aguirre Nuñez

DOI:

https://doi.org/10.5821/ctv.7586

Resumen

Santiago, capital de la República de Chile, se sitúa en el valle central del país en los 33º 27’ de latitud sur y 70º 42’ de longitud oeste, presentando un clima templado cálido con una estación seca prolongada de 7 a 8 meses de duración. La temperatura media anual es de 12,2°C y la oscilación térmica es considerable: hay casi 13°C de diferencia en la temperatura media entre el mes más cálido (enero) y el más frío (julio) y la diferencia entre las medias de las temperaturas máximas y mínimas para todos los meses del año fluctúan entre 10 y 16°C. De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadísticas de Chile (INE), el 37,4% de los permisos de edificación de viviendas nuevas del 2006, declara que el ladrillo es su material predominante de muros, mientras que otro 36,0% está asociado con el hormigón armado. Dada la generalmente nula presencia de aislación térmica en estos sistemas constructivos y su alta inercia térmica de absorción, se podría esperar para Santiago un comportamiento térmico - en términos de confort - más bien desfavorable en invierno y favorable en verano. Sin embargo, estudios recientes presentan un escenario opuesto, dado que un gran porcentaje de usuarios encuestados acusa un alto nivel de sobrecalentamiento en sus viviendas. Esta aparente contradicción podría entenderse desde las limitaciones propias de esta base datos del INE del año 2006, puesto que por ejemplo, no refleja el impacto de la implementación de la 2° etapa de la Reglamentación Térmica nacional. Esta regulación, en vigencia desde enero de 2007, establece valores máximos de transmitancia térmica admisible para los diversos elementos de la envolvente de una vivienda. A partir del valor exigido en muros en Santiago (1,9 W/m2K), los nuevos edificios de departamentos han tenido que necesariamente incorporar al menos 10 mm de aislante térmico en su envolvente vertical, modificando su comportamiento térmico tanto en invierno como en verano.Este artículo propone la simulación del desempeño energético y condiciones de confort térmico para invierno y verano, de edificios de departamentos en Santiago para estratos socioeconómicos medios y medios altos, con el objetivo de establecer los impactos de las soluciones constructivas adoptadas en estos. Estas simulaciones numéricas se realizarán sobre tipologías de productos de vivienda ofertadas en el mercado privado durante el periodo 2006-2007, incorporando su materialidad y los datos de mercado, precios y atributos inmobiliarios, según datos de oferta del Portalinmobiliario.com. Estas tipologías de vivienda se traducirán en nichos, los cuales serán determinados a partir de la generación de grupos homogéneos de viviendas mediante a la técnica de generación de conglomerados, sobre las variables de cada producto inmobiliario. Estos grupos de viviendas se encontrarán en los mismos sub mercados inmobiliarios, evaluándose diferentes combinaciones de atributos asociados a las materialidades. Las simulaciones numéricas del comportamiento térmico en invierno y en verano, se realizan mediante el software de evaluación de desempeño energético TAS, mediante un sistema dinámico que calcula las condiciones de las viviendas en régimen horario, evaluando las condiciones de confort térmico. Se espera probar que las soluciones técnico-arquitectónicas actuales, y su interpretación de la Reglamentación Térmica vigente, generan desfavorables condiciones de confort independiente del nicho de mercado donde estén compitiendo. Estas conclusiones permitirán establecer desafíos y oportunidades para el mercado inmobiliario privado, tanto en términos de tecnología de la construcción, como en el diseño arquitectónico, permitiendo el desarrollo de nuevas propuestas para integrar las exigencias de la Reglamentación Térmica nacional a la realidad del mercado de vivienda privada.

Número

Sección

Artículos