Ground attached net: hacia un universo virtual diverso en el territorio

Autores/as

  • Miguel Gentil Fernández

DOI:

https://doi.org/10.5821/ctv.7603

Resumen

En la ciudad de los límites constantes, donde todo es frontera, los vectores urbanos digitales permiten atravesar las fortalezas. Una cobertura Wi-Fi universal a internet que abarque toda la ciudad, unida a una serie de micro redes urbanas asociadas a entornos concretos, con contenidos específicos, podrían generar una forma de ciudad en la que se hibridasen verdaderamente los entornos virtuales y materiales,y se confundiesen las personalidades on-line con los roles urbanos. Sociedad virtual y sociedad urbana se fundirían. El estrato urbano digital pasaría así a ser no sólo plataforma de acceso al universo digital y por tanto expansión cyborg de la ciudad, sino casi una nueva forma de patrimonio específico de cada lugar, un nuevo espacio para habitar o visitar y un nuevo agente en los procesos interactivos de creación urbana. La conectividad universal, la capacidad de estar en contacto directo con cantidades ingentes de información, la posibilidad de compartir de forma inmediata la información propia, genera una nueva forma de ocupar y desplazarse por lo urbano. Sin embargo, la conexión permanente a internet implica, en el estrato urbano virtual, una absoluta homogeneidad universal. Todos los lugares son exactamente iguales, basta teclear la dirección en el ordenador para que el interfaz de entrada, con su tremenda capacidad tranquilizadora, su efecto casi doméstico, aparezca frente a nosotros, sin importar el espacio real, lo que verdaderamente nos rodea. El espacio virtual se compone de redes privadas o semiprivadas de contenido privado y específico, protegidas por contraseñas, sistemas anti-intrusión, cortafuegos, etc., generalmente asociadas a entornos concretos, empresas, domicilios; y de una red pública, universal y totalmente desvinculada del territorio, y que, aunque en permanente transformación, es siempre idéntica se acceda desde donde se acceda. El proyecto que aquí se presenta propone, desde un punto de vista teórico, un sistema público virtual de información wireless, que proporcione redes de información de contenido específico vinculadas a lugares concretos del territorio y la ciudad. Un híbrido entre las redes privadas de las empresas, instituciones o viviendas y la red pública universal, que devuelva la unicidad a los entornos urbanos también en su estrato virtual. Esta red vinculada a entornos urbanos concretos, con un alcance limitado en el espacio y de acceso totalmente público, dibujaría una nueva cartografía urbana a escala uno uno, igual de específica que la material, con la misma capacidad de otorgar identidad a las ciudades y susceptible de ser recorrida y habitada como un nuevo espacio público. La ciudad se desdobla e interactúa con su nueva realidad. La imbricación de un sustrato virtual de este tipo con la ciudad existente es, sin duda, mucho más compleja que la de superponer a lo urbano un entorno de accesibilidad sin cables a Internet. Los múltiples espacios virtuales, con contenido específico, interactúan independientemente con los espacios urbanos y generan en ellos una transformación. Esta hibridación tiene una sola variable en el caso de conexión a Internet, al mantenerse constante el espacio virtual superpuesto. La nube de información que envuelve estos nuevos espacios mixtos, cuando se asocian a lugares concretos, genera una atmósfera diferente a la inicial y distinta también de la que esa misma información generaría en contacto con un espacio físico distinto. El espacio virtual localizado expande la experiencia urbana de habitar los espacios de la ciudad pero, a diferencia de la conexión ubicua a Internet, subraya a la vez las características específicas de cada entorno. La accesibilidad espacialmente limitada a contenidos virtuales genera una nueva forma de ciudad susceptible de ser recorrida según parámetros parecidos a los tradicionales. La movilidad física altera entonces la accesibilidad a los espacios virtuales de la misma forma que genera los pasos de unas atmósferas urbanas a otras, el tránsito de una plaza a un parque, de una avenida a una pequeña placita. Al igual que el ciudadano, en sus desplazamientos urbanos, dota de entidad al espacio público, lo erige como un continuo habitable y establece relaciones quizás nuevas entre los distintos entornos públicos, al moverse por la ciudad los habitantes irían estableciendo nuevas relaciones subjetivas referidas a la información a la que van teniendo acceso a medida que se desplazan. El estudio presenta un acercamiento teórico a los posibles cambios urbanos que este tipo de entornos virtuales generarían en la forma de vida urbana y aventura una posible configuración para la ciudad de Sevilla.

Número

Sección

Artículos