La resistencia del suelo, el Paisaje Invisible

Celia Martínez Hidalgo, Marja Skotheim Folde, Elisabeth Sjødahl

Resumen


Del proyecto de saneamiento al proyecto urbano. Los procesos de creación o remodelación urbana deben ayudar a mitigar los efectos del cambio climático, moderando la subida de la temperatura del planeta y el despilfarro de recursos energéticos e hídricos. Se trata de sustituir la actual recogida de pluviales, que busca la rápida evacuación, por un sistema visible basado en la naturaleza (NBS), una infraestructura paisajística capaz de retener, infiltrar, transportar el agua generando un nuevo paisaje de cohesión urbana y territorial. Esta infraestructura verde busca gestionar el riesgo, aumentando el grado de resiliencia del territorio, permitiendo que éste se inunde allí donde la presencia temporal del agua no produzca daños o incluso sea beneficiosa. Trabajar en el diseño conjunto de espacio urbano vivido y la infraestructura de recogida y evacuación del agua requiere de un cambio de paradigma, donde la incertidumbre, lo dinámico y la gestión del riesgo sean materiales de proyecto.

La resistencia al cambio del subsuelo. Basándonos en la experiencia desarrollada dentro del Plan especial del parque fluvial del Kjørbekk y la regulación urbanística del ámbito, para el Ayuntamiento de Skien (Noruega; surgido de la problemática generada por el riesgo de rotura de la tubería subterránea encargada de evacuar las aguas del arroyo Kjørbekk y de las pluviales de su cuenca ocupada por una periferia suburbana, podemos afirmar que la gestión de las escorrentías, no es tan sólo un problema de caudales máximos y secciones hidráulicas, se trata de cohesionar el plano visible de la ciudad con la complejidad del subsuelo invisible (instalaciones eléctricas, rellenos contaminados, terrenos expansivos, etc.).El urbanismo se ha encargado de legislar y dibujar el plano de lo visible pero poco o nada dice sobre el subsuelo. Es necesario realizar un trabajo de “arqueología contemporánea” para trazar las líneas de agua, distribuir las zonas de retención e infiltración evitando la difusión de la contaminación, localizar las redes existentes (fibra, eléctricas, etc.) y fijar las cotas de las conexiones para poder construir un sistema de drenaje abierto en la cuenca.

Gestionando la incertidumbre. Del plan al proyecto. Superado el problema de la arqueología de lo subterráneo se llega a otro desafío de dimensiones aún más grandes; la transformación del funcionamiento de la infraestructura existente junto al nuevo proyecto. En el caso de Kjørbekk habia que elevar de cota de evacuación de agua de toda una cuenca hidrográfica (consecuencia de traer a la superficie el río soterrado en la tubería a 15m de profundidad), con una intervención mínima del tejido existente. Los problemas que surgen de re-conexión entre el arroyo y la red existente podrían originar una obra de una envergadura imposible de afrontar para un ayuntamiento del tamaño de Skien. Habitualmente un proyecto de saneamiento se planifica para ejecutar en un plazo de tiempo acotado, y por pocos actores. En el caso de Kjørbekk se hizo necesario diseñar un proceso de transformación en el tiempo, más que un proyecto de ejecución aislado. Por ello la idea de plan estratégico que defina una idea firme pero un proceso flexible, adaptable en el tiempo y las formas fue clave. Una vez definido el esquema estratégico, la herramienta y escala del proyecto urbano fue la más adecuada para definir trazados, coordinar rasantes, anchuras y profundidades, diseñar el espacio público y el paisaje. El sistema de evacuación de la cuenca se transforma, moderniza y da resiliencia a la ciudad paso a paso- a través de los proyectos de transformación y regeneración que se inicia por parte de actores privados como públicos.


Palabras clave


Agua; subsuelo; proyecto urbano; soluciones basadas en la naturaleza (SBN)



DOI: http://dx.doi.org/10.5821/ctv.8699

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.