Los paisajes de la minería son testimonios evidentes del esfuerzo del hombre por poner los recursos naturales a su servicio, símbolos de la cultura y de la memoria de las comunidades que los han ido transformando. Son lugares dinámicos, que se van adaptando a las necesidades de cada época. Cuando su ciclo productivo concluye, se mantienen a menudo un variopinto conjunto de evidencias del pasado que les aportan valores patrimoniales. Por otra parte, la notable transformación del medio y la contaminación derivada de la actividad extractiva o las duras condiciones laborales, se traducen a menudo en rechazo de estos lugares, lo que les condena al abandono y la decadencia.

Sin embargo, la conciencia de los valores de las explotaciones abandonadas, por sus nexos con la cultura minera y su potencial aprovechamiento, despierta, en los últimos años, un creciente interés por su recuperación y puesta en valor. Esta tendencia se materializa a través de actuaciones singulares y muy heterogéneas, desde intervenciones mínimas de corrección de los terrenos, hasta proyectos ambiciosos de valoración del patrimonio. Al mismo tiempo, la preocupación por corregir los impactos de la contaminación impulsa algunas operaciones que ponen en riesgo las huellas de la minería.

El Laboratorio Internacional de Paisajes Culturales dedica esta edición de IDENTIDADES al patrimonio minero, para valorar prácticas de puesta en valor de aquellos paisajes y concienciar del potencial de tantas explotaciones abandonadas, que sufren rechazo y degradación. Se examinan actuaciones de interés realizadas en estos últimos años.


EDITORIAL Paisajes mineros revalorizados

Andri Tsiouti, Javier Rocamonde Lourido, Joaquín Sabaté Bel, Melisa Pesoa Marcilla

Resumen


Los paisajes de la minería son un testimonio evidente del esfuerzo humano por poner los recursos naturales a su servicio, un símbolo de la cultura y de la memoria de las comunidades que los han transformado. Son lugares dinámicos, que se van adaptando a las necesidades de cada momento. Cuando un ciclo productivo concluye, mantienen a menudo evidencias del pasado, que constituyen importantes recursos patrimoniales. En contrapartida, la notable transformación del medio, la contaminación derivada de la actividad extractiva, o las duras condiciones laborales, se traducen a menudo en el rechazo de estos lugares, lo que les condena al abandono y la decadencia. Sin embargo, la conciencia de los valores de las explotaciones abandonadas, por sus nexos con la cultura minera y su potencial aprovechamiento, está despertando, en los últimos años, un creciente interés por su recuperación y puesta en valor. Esta tendencia se materializa a través de actuaciones singulares y muy heterogéneas, que van desde intervenciones mínimas de recuperación ambiental de los terrenos, hasta proyectos ambiciosos de valoración del patrimonio. Al mismo tiempo, la preocupación por corregir los impactos de la contaminación impulsa operaciones que ponen en riesgo los recursos patrimoniales derivados de la actividad minera. El Laboratorio Internacional de Paisajes Culturales dedica la octava edición de IDENTIDADES a dicho patrimonio minero, para identificar prácticas de puesta en valor de los paisajes resultantes y formar conciencia acerca del potencial de tantas explotaciones hoy abandonadas, que sufren rechazo y degradación.




DOI: http://dx.doi.org/10.5821/identidades.9190

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.