Aprendizaje líquido: aprender desde la incertidumbre

Belen Butragueño Díaz-Guerra, Javier Francisco Raposo Grau, María Asunción Salgado de la Rosa

Resumen


La incertidumbre, la indeterminación y el cambio son la materia prima de cualquier acto creativo. Así lo demuestan los fantásticos avances que las pedagogías radicales han generado a lo largo de la historia de la arquitectura. Su éxito viene determinado, en gran parte, por la predisposición de los estudiantes a abrazar la incertidumbre e iniciar un camino hacia lo desconocido. Sin embargo, en una sociedad tan acomodada como la actual, el aprendizaje ha sido pautado en exceso y la creatividad ha sido aletargada. Los sistemas pedagógicos actuales se basan en metodologías conductistas, focalizadas en la obtención inmediata de resultados. Esto implica que, previo a la aplicación de cualquier tipo de pedagogía, los docentes deben predisponer a los alumnos a abrazar la indeterminación y abandonar la red de seguridad del determinismo y el control, a valorar el proceso por encima del resultado, a salir de la zona de confort.




DOI: http://dx.doi.org/10.5821/jida.2017.5235